La filosofía Binet

El Instituto Interactivo Alfred Binet es un proyecto que inició hace más de quince años en la zona de San Andrés Cholula ofreciendo una formación integral para niños de Preescolar y Primaria. Actualmente es reconocido por su formación individualizada y por el trato humano a cada uno de sus estudiantes.

El proyecto del Binet está fundamentado en el Constructivismo, en donde el aprendizaje es un proceso en el cual el alumno construye su conocimiento basado en el bagaje previo y la experiencia. En donde el profesor se convierte en una guía para que el alumno alcance un aprendizaje significativo.

Aprender, es por tanto, un esfuerzo individual por el que los conceptos interiorizados, las reglas y los principios generales puedan consecuentemente ser aplicados en un contexto de mundo real y práctico.

Valores
  • Formar una comunidad educativa donde la calidad de educación y superación personal sea ejemplar.
  • Crear un espacio donde los logros individuales de nuestros alumnos se valoren y se aplaudan.
  • Formar alumnos con altos valores sociales, morales y espirituales. Procurar que en ellos sobresalgan actitudes positivas y participativas al trabajo en equipo.
  • Promover el respeto a los demás individuos y a la naturaleza.
Escudo

La nueva imagen del Alfred Binet está basada en la síntesis visual de nuestra tradición educativa. Formamos el escudo con las siluetas de un niño y una niña que para nosotros son lo más importante. La imagen que representa a los niños tomados de la mano y abrazando al planeta donde vivimos, manifiesta nuestro compromiso de formar personas que se integren de una manera positiva a la transformación del mundo. Fomentamos el entendimiento, la inclusión y la tolerancia como valores fundamentales en nuestros estudiantes y éstos forman parte de nuestro quehacer cotidiano en los salones de clase.

El Binet se caracteriza por ser incluyente y tolerante. Es una escuela en la que no hay expresiones de discriminación y donde nuestros niños viven aprendiendo a aceptar las diferencias en los demás. El mundo representa esa diversidad, de razas, de credos, de culturas y hasta de capacidades diferentes. Nuestros niños crecen abrazando al mundo porque los educamos para entender y respetar las diferencias entre los seres humanos y sus culturas.